Comercio Justo y Consumo Responsable

Posiblemente, una de nuestras actividades cotidianas más frecuentes es ir de compras, consumir.  Pero a menudo no tenemos en cuenta las repercusiones que nuestras acciones tienen para las personas y el medio ambiente.

Se estima que si todo el mundo consumiera como lo hacemos en el mundo desarrollado, necesitaríamos el equivalente a CUATRO planetas Tierra adicionales.

Todas y todos somos responsables de los impactos sociales y medioambientales de los productos que consumimos.     Cuando nuestro consumo es responsable estamos teniendo en cuenta productos que valoran la ética, la justicia social y el respeto al medio ambiente.

El Comercio Justo es un sistema comercial que, basándose en la transparencia y el respeto busca una mayor equidad en el comercio internacional, además de contribuir al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productoras y productores, especialmente en los países más desfavorecidos.

El Comercio Justo es la única red comercial en la que lxs intermediarios (importadoras, distribuidoras, fabricantes o tiendas) estamos dispuestxs a reducir nuestros márgenes económicos para que a lxs agricultorxs de los países del sur les quede un mayor beneficio económico.

 

El Comercio Justo garantiza que:

  • Se paguen salarios justos a las trabajadoras y trabajadores.
  • Se obtengan productos de calidad con procesos respetuosos con el medio ambiente y el uso sostenible de las materias primas.
  • Se protejan los derechos de las personas, respetando la igualdad entre mujeres y hombres y condenando la explotación infantil.

 

Consejos para un Consumo Responsable:

  • Opta por alimentos frescos, de proximidad y de agricultura ecológica. Evita los transgénicos.
  • Reduce el uso de sustancias químicas en productos de limpieza e higiene.
  • Utiliza el transporte público, camina o usa medios de transporte no contaminantes como la bicicleta.
  • Las Tres R:  Reduce, Reutiliza y Recicla.  Reduce embalajes innecesarios,  Reutiliza todo lo que puedas (ropa, vidrio,…) y Recicla (papel, cartón,…)
  • Optimiza la energía:  Cambiate a una comercializadora de energía procedente de fuentes renovables y reduce tu consumo.
  • Ahorra agua.
  • Compra de forma responsable eligiendo productos de Comercio Justo.

 

Seguramente ya sabes que en Chocolates Artesanos Isabel estamos muy involucradas con el consumo responsable.

Todos nuestros chocolates están certificados por Agricultura Ecológica y Comercio justo, y somos la única chocolatería artesanal en España que tiene esta certificación.    Por eso te animamos a que revises tus hábitos de consumo, porque con tu compra puedes mejorar el mundo y la vida de muchas personas.

 

Fuentes:
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
Coordinadora Estatal de Comercio Justo

 

Categorías